CLIENTE: PROVISA – EUROVÍA

Instalación de planta para fabricación y almacenamiento de betún modificado

Diseño, fabricación, montaje y puesta en marcha por Carreteras y Asfaltos, S. L.

Proceso de Fabricación

El proceso de fabricación puede ser a través de dos vías, bien cargando en los depósitos existentes y llevando el betún, aún sin mezclar, a 160ºC de temperatura, a continuación, de forma automática, se pasa al intercambiador de calor para alcanzar otros 20ºC más.

En el reactor o mezclador se añaden a través de un proceso automatizado, los aditivos deseados para cada mezcla, como polímero o NFU, entre otros. Los agitadores y las distintas dosificaciones son los encargados de producir la mezcla deseada y programada.

Una vez terminado este proceso de mezcla, el producto obtenido se puede almacenar en los depósitos destinados a tal efecto, o bien cargar para su distribución en camión-cisterna.

Seguridad y Riesgos Laborales

Escalera de gato, según Normativa, para acceder a la parte superior de los depósitos y realizar su mantenimiento.

Aislamiento térmico exterior de 200 mm de lana de roca de alta densidad, con rotura de puente térmico para evitar fugas de temperatura y garantizar la seguridad del operario, ya que las temperaturas de trabajo son superiores a los 150ºC.

Doble sistema de seguridad para evitar posibles reboses, a través de niveles capacitivos y por presión, con lo que se garantiza que el producto elaborado a altas temperaturas nunca llegue a alcanzar el nivel máximo de almacenamiento del depósito.

Carreteras y Asfaltos, S. L. Compromiso con el Medio Ambiente

ASF en colaboración con Eurovía, en su continua apuesta por la seguridad y el medio ambiente, ha solucionado las emisiones, perjudiciales para la salud y el medio ambiente, creando una solución donde el producto, hasta ahora considerado final, se vuelve a mezclar en una instalación totalmente automatizada, con aditivos especiales que eliminan las emisiones perjudiciales.

En todo el proceso de fabricación se evita la pérdida de energía, controlando las fugas de temperatura con un eficiente y eficaz aislamiento, con lo que se consigue un menor consumo energético y menores emisiones a la atmósfera.